Vida y obra de Miguel Bernal Jiménez

Miguel Bernal Jiménez

El compositor, organista, director de coro y orquesta, profesor y musicólogo católico José Ignacio Miguel Julián Bernal Jiménez nació el 16 de febrero de 1910 en Morelia, Michoacán.

Comenzó su carrera musical a los siete años de edad en el Colegio de Infantes de la Catedral de Morelia y en 1920 en el Orfeón Pío X, llamado más tarde Escuela Superior de Música Sagrada, en donde obtuvo la Licencia Gregoriana en 1927.

Al año siguiente se trasladó a Roma para estudiar en la Pontificia Scuola Superiore di Musica Sacra; entre 1929 y 1933 obtuvo las maestrías en Composición Sacra, Canto Gregoriano y Órgano. A partir de su regreso a Morelia en 1933 fue organista de la Catedral de Morelia y profesor en la Escuela Superior de Música Sagrada y en la Escuela Popular de Música de Morelia.

Entre 1938 y 1945 fundó y dirigió la sociedad Amigos de la Música, la revista de cultura sacro-musical Schola Cantorum, el Coro de los Niños Cantores de Morelia y el Conservatorio de Las Rosas. De 1952 a junio de 1956 ejerció como decano de la Facultad de Música de la Universidad de Loyola, en Nueva Orleáns.

Bernal Jiménez era un fervoroso creyente católico, y al mismo tiempo estaba convencido y amaba enormemente nuestra música, nuestras raíces. Por ello, toda la producción musical de este hombre estuvo orientada por esas vertientes: la de la música religiosa y la del nacionalismo. Ambos caminos, que para cualquiera podrían parecer dispares, nutrieron la imaginación de Bernal Jiménez con fuerza, con un estilo inconfundible, plena de una originalidad que muchos hubieran envidiado pero que era existente sólo en unos cuantos.

Escribió varios cientos de obras musicales, entre las que podemos mencionar, Tres Cartas de México, Noche en Morelia, la Sinfonía Hidalgo, el drama sinfónico Tata Vasco y Tres Sones Tarascos.

En el repertorio musical de nuestro país, figura al lado de maestros como Manuel M. Ponce, Blas Galindo, Silvestre Revueltas, José Pablo Moncayo, Carlos Chávez y Manuel Enríquez, entre otros, como compositores notables que con su obra consolidaron el llamado movimiento “Nacionalismo mexicano”.

Murió muy joven, el día 26 de julio de 1956, pero su obra es monumental. En su honor, en Morelia, una calle lleva su nombre, su retrato en bronce se encuentra en la Calzada de los Michoacanos Ilustres en el Centro de Convenciones y en el Conservatorio de las Rosas existe una estatua del compositor, además, el Festival Internacional de Música de Morelia se denomina “Miguel Bernal Jiménez”.

Tus comentarios son muy importantes