Ex situ en el Museo de Historia Natural

“Ex situ” es el nombre de la sala 1 de exposiciones del Museo de Historia Natural de la UMSNH “Manuel Martínez Solórzano”.

Son ejemplares en exhibición de distintas regiones del mundo y como su nombre lo indica, están ex situ, con el objetivo de poder conocerlos más de cerca y porque debido a las colecciones y a que se han logrado conservar en los museos, han hecho aportaciones importantes a la ciencia y a la historia natural de nuestro planeta.

Se trata de insectos que en su mayoría son de la región de Tierra caliente donde se encuentra su mayor diversidad, mariposas del sureste del país y escarabajos del propio Bosque Cuauhtémoc donde se encuentra ubicado el Museo de Historia Natural.

Entre los invertebrados encontramos una muestra de conchas de moluscos que son de gran importancia económica porque son utilizados para la producción alimenticia, estrellas de mar, erizos, el famoso caracol púrpura, el nautilus que es de gran belleza por su ornamentación y su forma, además de que es muy apreciado por los coleccionistas porque solo viven en el fondo del mar.

Encontramos también en ex situ grandes e imponentes mamíferos que fueron donados al Museo por el Zoológico de Morelia “Benito Juárez” como el orangután de Sumatra, proveniente de Asia, el borrego de Berberia proveniente de África, el venado cola blanca de América y de Europa el ciervo dama dama.

De las aves, un bellísimo ejemplar representando uno de los símbolos patrios,  nuestro Escudo Nacional, un águila real erguida y con sus alas extendidas y un colorín 7 colores, adornan esta exposición.

Se encuentran en el Museo de Historia Natural, el lugar más propicio para su exhibición, estudio y conservación, formando parte de un acervo científico y cultural generador del conocimiento sobre la diversidad biológica que aún tenemos y debemos conservar.

Las colecciones científicas son bancos de información, porque son una herramienta directa en la educación y porque son necesarias en la difusión científica. Si nuestros antepasados no hubieran hecho colecciones tan amplias muchas especies serían desconocidas hoy día, habiendo desaparecido en el acelerado paso de la degradación ambiental de los últimos siglos.

Sin colección no hay museo y sin conservación no hay colección, por tanto es necesario, conservar, estudiar y exhibir. Es aquí donde nace “Ex situ, en el Museo de Historia Natural”.

Tus comentarios son muy importantes