Agustín de Iturbide, primer emperador de México

Agustín de Iturbide, primer emperador de México

Agustín de Iturbide nació en Valladolid, la actual ciudad de Morelia, capital del estado mexicano de Michoacán, el 27 de septiembre de 1783. Su padre fue un rico español llamado Joaquín de Iturbide, y su madre una mujer michoacana llamada María Josefa de Arámburu, lo que le permitió tener una vida disipada y de privilegios. Estudió en el seminario de su ciudad natal y posteriormente ingresó al ejército virreinal como alférez del regimiento provincial.

Al estallar el movimiento armado de 1810, el caudillo Miguel Hidalgo y Costilla lo invitó a unirse a la causa con el cargo de teniente coronel, sin embargo Iturbide optó por ponerse a las órdenes del Virrey. Desde la posición de las fuerzas realistas, combatió a los instigadores del movimiento insurgente, muy especialmente a José María Morelos y a Vicente Guerrero.

Con treinta y siete años fue nombrado Comandante General del Sur y se le encomendó la tarea de sofocar la insurrección de Guerrero, una de las últimas que continuaban en combate. Al ver que la causa declinaba en favor de la insurgencia, invitó al mismo Guerrero a declarar la Independencia de México en una reunión que se conoce como “El abrazo de Acatempan“. En 1821 ambos firmaron el Plan de Iguala, en el que se proclamaban tres garantías: la independencia de México, la igualdad de derechos para españoles y criollos y, por último, la supremacía de la Iglesia Católica.

El día 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante entró triunfante en la ciudad de México, con lo que se declaró la consumación de la Independencia. En vista de ello, el nuevo representante del rey de España, Juan O’Donojú, firmó los Tratados de Córdoba, por el que se reconocía la independencia de México. Un día después de este acontecimiento se integró la Junta Provisional Gubernativa que eligió por unanimidad a Agustín de Iturbide como su presidente.

El 25 de febrero de 1822 se eligió un Congreso Constituyente, pero un motín del regimiento de Celaya, en mayo de 1822, dio el poder a Iturbide, así que se autoproclamó emperador con el nombre de Agustín I. El Congreso aprobó la proclamación un día después y el emperador y su esposa fueron coronados el 21 de julio de 1822. Sin embargo, republicanos y liberales seguían en pie de lucha con sus ideales fijos y no aceptaron la imposición. El gobernador de Veracruz, el general Antonio López de Santa Anna, resolvió proclamar la República, e inmediatamente recibió el apoyo de otros generales, como Vicente Guerrero, Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria. Combatieron sin tregua al recién coronado emperador y consiguieron su abdicación el 19 de marzo de 1823.

En abril fue abolido el Imperio y en mayo, Agustín de Iturbide, salió del país rumbo a Europa. Tras una corta estancia en Liorna, Italia, se instaló en Londres y el 13 de febrero de 1824 envió una Exposición al Congreso mexicano, anunciando su intención de regresar al país. El 14 de julio, desembarcó en Soto la Marina, Tamaulipas, donde, el 18 de julio, fue aprehendido y conducido a Padilla, Tamaulipas. Fue juzgado, sentenciado a la pena de muerte y fusilado el 19 de julio de 1824.

Tus comentarios son muy importantes